miércoles, 13 de marzo de 2013

A Jamundi.

Vastago precioso de los Farallones
Dulcemente creces en el regazo de sus praderas
Pechos gelidos te brindan mieles eternas
Arrullado por el cristalino canto de tus entrañas

Forjadora de generaciones
Te apuntalas en las virtudes de vuestros ancestros
Erguida cual faro que nos indica el rumbo
En amaneceres colmados de ezperanzas

Coronada de guaduales
Salpicada de carboneros
Ciñe el Cauca tú sensual talle
Extasiado en el trinar de innumerables aves.