martes, 10 de mayo de 2016

A la histórica piedra del Paraíso.

Del poeta palmirano Ricardo Nieto.

En esta piedra -- caminante -- un día
hubo un amor tan puro y cristalino,
que las salvias y helechos del camino
se estremecen y lloran todavía...

Una mujer que se llamó María,
mejor, un ángel cándido y divino,
desde esta piedra contempló el Destino
que por la senda del dolor subía.

Han pasado los años, y la piedra,
en donde hoy sube la sinuosa yedra,
es un testigo doloroso y mudo

de aquel idilio que empezó en el suelo
y si en la tierra terminar no pudo
lo hizo en las playas místicas del cielo..

Hacienda El Paraíso, escenario de la novela cumbre del romanticismo María.